Relaciones destructivas en el noviazgo juvenil
Pregunta:
Creo que mi hijo tiene una relación destructiva, ¿qué puedo hacer?
Si lo que usted refiere
como relación
destructiva, implica
que la pareja de su
hijo amenaza con
dañarse, suicidarse,
hacerse daño o hacer
daño a otros si le deja,
o si él ha terminado en
varias ocasiones con
ella y ella insiste y
manipula para que
vuelvan, entonces, es
necesario hablar con
los padres de la novia,
informarles sobre sus
reacciones para que
pidan ayuda y proteger
a su hijo. Es
necesario que él evite
el contacto y sea
firme, no conteste a
llamadas, etc.
En primera instancia lo ideal sería hablar con él, primero
preguntándole cómo se siente en su relación. Si él no comenta nada
de lo que usted cree, entonces puede abiertamente y con suavidad
-no olvide que es respecto a la persona amada- lo que usted ha
percibido, aclare lo que usted cree que él merece en el amor,
indaguen juntos por qué será que tiene una relación así, puede
hablar un poco de los primeros amores de la vida y cómo uno va
aprendiendo poco a poco sobre el amor. Puede hacer preguntas
que le ayuden a su hijo a pensar en el futuro: ¿Y crees que te
sentirás bien más años en esa situación? ¿Tú has intentado
cambiar eso, cómo ha resultado? ¿Has pensado cómo sería si un
día te casas con ella?

Intente no imponer soluciones, comprender qué es lo que su hijo
necesita y dejar claro que usted cree que merece algo mejor.
Si su hijo acepta que no se siente bien, pero no sabe qué hacer,
apóyele con una terapia. La violencia en pareja es difícil de terminar
porque depende en gran medida de la estructura de personaldiad
de quienes conforman la pareja, por lo que primero será necesario
que su hijo incremente su autoestima, posteriormente reconozca la
relación como violenta, identifique por qué está en una relación así,
cuáles son sus propias carencias, y posteriormente podrá adquirir el
valor para terminar la relación.
Para terminar con una
relación destructiva, es
indispensable aceptar esta
característica en la
relación. En el
enamoramiento y con
ciertas carencias afectivas,
esto no siempre es fácil.