Malestar por actitud de maestros
Pregunta:
Mi hija se siente muy violentada cuando sus maestros del colegio no le contestan
adecuadamente, es decir son autoritarios y no le dan oportunidad a ninguna negociación
en cuanto a cuestiones académicas…
¿Que puedo complementar en la educación de mis hijos para hacerlos sentir más
asertivos ante estás actitudes?
Estimada señora.

Revisamos su comentario sobre los
sentimientos de su hija y compañeras.

Si bien es una situación en alguna
medida lejana a las actividades del
PESI, con mucho gusto podemos enviar
el mensaje al área correspondiente.

Resulta para nosotros difícil opinar con
bases sin conocer a detalle las
situaciones y en general, creemos que
para una institución también puede verse
limitada si no conoce en particular a
cuáles maestros se refiere.

Este colegio está trabajando
fuertemente en prevención de violencia
en todas sus formas y en el manejo del
respeto dentro del aula, por lo que
creemos que si usted o su hija y con
más efectividad, si pudieran hacerlo su
hija y sus compañeras, con la directora
de la sección, esto le daría muchos más
recursos para trabajar al respecto.

De esta manera, a pesar de que
nosotros haremos llegar el mensaje, le
insistimos atentamente en que hablen
de los detalles con la directora, quien
estamos seguros que escuchará con
interés y actuará adecuadamente.

Confíe en el colegio, apóyese en éste y
hable siempre que sea necesario para
informar sobre nuevos eventos ocurridos,
solamente así el colegio podrá apoyarles
y tenga por seguro que esta institución
está interesada en ello.
Adicionalmente, como usted lo menciona, resultan de gran importancia
las habilidades que de este tipo de situaciones pueda aprender su hija.

Aunque las opciones que le ofreceremos parecen muy sencillas, en
general, son las más adecuadas, asertivas y eficientes.

En primera instancia, le sugerimos que su hija solicite a su maestro una
cita, dentro del horario escolar pero no frente al grupo. Y en ésta, es de
suma importancia cubrir tres aspectos:

1. Expresarle con amabilidad, exactamente cómo se siente ante
específicamente qué conductas. Para ello, es importante no generalizar,
sino ser muy específica y descriptiva, evitando interpretar o asumir
intenciones en el maestro.

2. Pedirle con igual claridad lo que ella espera de él, en términos de
conductas.

3. Indagar si el profesor espera también de ella alguna conducta en
particular para facilitar el aprendizaje.

Sin embargo, para lograr esto, es indispensable que usted averigüe por
qué su hija no lo ha realizado de esta manera, pues lo más probable es
que sienta miedo. Saber en qué consiste este miedo (a las
calificaciones, al regaño, a que se burlen, etc), es necesario para
ayudarle a evaluar en forma realista lo que sí podría suceder y lo que
solamente es producto de su miedo.

Finalmente, no asuma que su hija puede hacer esto con facilidad,
practique con ella la posible conversación con el profesor, sea paciente
y ayúdele a manejar su postura corporal, la forma de ver a la cara, a
expresarse con claridad, etc., para que realmente sea más probeble
que se sienta segura al hablar.

Adicionalmente, si su hija se acompaña de una compañera para esta
reunión, esto le puede dar más seguridad y tener una opinión más para
constatar la respuesta obtenida por el profesor.

Es importante que insista en apoyar a su hija y buscar la solución a esta
situación, porque al resolverla seguramente será de gran ayuda para su
futuro.